Alejandro Magno

alejandro magno

El cine está predestinado a ejercer de biógrafo de los grandes personajes de la historia. Los hombres influyentes, cuyas existencias marcaron el signo de sus tiempos y cuyas vidas personales están envueltas en la bruma del misterio y los interrogantes morbosos, nos fascinan.

“Conquistó el mundo sin sufrir una derrota y fue un visionario y un hombre de espíritu generoso. Quizás fue el mejor guerrero de todos los tiempos, más grande que sus héroes Aquiles y Heracles. Creció bajo estas figuras de la mitología griega, y creyó firmemente en ellas. Su gran fuerza y empuje fueron producto de esta fe, que le llevó a alcanzar su destino”.

Oliver Stone sobre Alejandro Magno, el personaje.

El cine ha puesto en imágenes las vidas de Jesucristo, Napoleón, Hitler, los grandes mitos históricos, y el público ha recibido cada película con evidente expectación. En el 2004 era el turno del conquistador macedonio muerto a los 32 años después de haberse convertido en el personaje más poderoso del mundo precristiano. Alejandro Magno es un personaje que se escapa a cualquier mesura, pensar en lo que significa en la actualidad un personaje como George Bush es quedarse muy corto. Él debía ser en su tiempo como Bush, Bin Laden y Benedicto XVI en la misma persona, y lo era cuando contaba únicamente con 25 años, edad en la que la mayoría de nosotros estamos todavía sacándonos la carrera y pensando qué demonios hacemos con nuestra vida.

Alejandro Magno conquistó Macedonia, Pakistán, Siria, Libia y hasta la India durante 8 años de locura y 35000 kilómetros recorridos con su ejército. Se dice que nunca fue derrotado, aunque sus hazañas se cobraron innumerables víctimas, penalidades, miserias e incluso algún intento de motín por parte de sus exasperados soldados, obligados a embarcarse en un permanente viaje de lucha y conquista lejos del hogar.

No era extraño, y sí muy esperanzador, que un director como Oliver Stone quisiera traspasar a la gran pantalla su visión personal del personaje de Alejandro Magno. La energía y compromiso de sus crónicas de la América de la segunda mitad del siglo XX daba pistas de cómo Stone encararía una película ambientada antes de Cristo. Sería un film con personalidad, duro, violento y visualmente espectacular, nada parecido a lo que debe ser una película histórica desde hace 50 años. Stone convertiría el biopic de Alejandro en algo contemporáneo. Y lo consiguió, aunque fuera a medias para la mayoría de espectadores. Quizás se debiera a la expectativa (es tan tentador: ¿Qué demonios puede hacer el director de piezas sangrantes, extraordinarias como “Platoon”, “Nixon” o “Un Domingo cualquiera” con una película a priori tan encorsetada dentro de los cánones del género histórico más clásico?), pero cuando uno termina de visionar el film se queda con que le falta algo, una vuelta de tuerca más a determinados temas, una visión más sofisticada de lo que es, por ejemplo, la homosexualidad de Alejandro, o una actriz que interprete a la madre del conquistador que no sea Angelina Jolie, por más joven que pudiera ser en verdad la madre de Alejandro.

alejandro magno oliver stone

Pero más allá de lo que cada uno tuviera en su cabeza antes de ver el film (el problema es ese, que todos teníamos la película de Stone filmada y estrenada en nuestro cerebro, mucho antes incluso que el propio Stone…), “Alejandro Magno” (”Alexander” en el título de la versión original) es una espectacular recreación de un tiempo lejano al que parece que el cine puede llevarnos de viaje con un verismo cada vez más increíble. En este sentido, Stone se tomó el film más como un fresco realista que como una visión personal, y el proceso de investigación y documentación para hacer realidad en pantalla la época de Alejandro Magno duró mucho tiempo y costó mucho dinero. Una buena muestra es la obsesión (conseguida, o no, eso depende de la percepción de cada uno) porque la interpretación de los actores fuera lo más relista posible, de este modo, los protagonistas hablan cada uno en un acento que responde al lugar de origen del personaje. Y en el caso de Colin Farrell, que interpreta a Alejandro, su papel exigió un mes de entrenamientos en actividades como la espada, el lanzamiento de jabalina, o aprender a montar a caballo sin silla. Farrell, por su parte, respondía a cada reto con el doble de compromiso, y renunció en la mayoría de ocasiones a la utilización de dobles en las escenas más arriesgadas.

La utilización de los servicios del experto y asesor militar Dale Dye fue decisiva para el aprendizaje de los actores, así como la de otros especialistas como el semoviente Ricardo Cruz Moral, encargado de coordinar todo lo referente a la equitación.

La obsesión de Stone por no inventar nada en cuanto a costumbres y ambientación, le condujo a utilizar de forma exacta la formación de ataque llamada falange en una de las batallas, que consiste en distribuir a los soldados en bloques separados de 16 x 16, con todo el grupo que se desplaza como un gran y perfecto cuadrado cubierto de escudos hacia el enemigo. Realmente espectacular.

Nada quedó al azar, y esta obsesión por el detalle condujo a que el presupuesto se elevara hasta los 120 millones de euros, la producción más cara de la carrera del director. Se trató de un proyecto en que Stone invirtió mucho tiempo, y en el que tenía muy claro que la película en su cabeza no debía reparar en gastos. El propio director confesó que sentía fascinación por el personaje de Alejandro Magno desde la infancia.

El guión lo escribieron Stone, Christopher Kyle y Laeta Kalogridis. Los acontecimientos históricos de los que se tiene prueba se modificaron en orden para bien del ritmo de la propia película, mientras que otros simplemente se omitieron. Robin Lane Fax, que escribió un best seller sobre el personaje en 1972, asesoró en todo momento al equipo de Stone sobre temas históricos. Para la polémica (o las ganas de hacer polémica), quedó el debate de la homosexualidad de Alejandro, mostrada en la película de forma un tanto torpe.

No faltaron los que trazaron la línea que unía al Stone cronista de la América contemporánea con el nuevo Stone director de films históricos. De este modo, parecía claro que el director de “Nacido el 4 de Julio” había utilizado toda la conquista de Alejandro Magno de los países orientales como metáfora de la América imperial de George Bush opuesta a Oriente Medio.

Moritz Boorman, el productor, y Stone reunieron a un casting con puntos definitivamente bajos (ya he citado a Angelina Jolie), y otros más positivos como Val Kilmer, muy acertado en el papel de Filipo, el severo padre de Alejandro, y el propio protagonista, Colin Farrell, quien se apodera de Alejandro Magno con una acertada mezcla de fuerza y sensibilidad.

En unos años en que estrenos como “Gladiator”, “Troya” o “El Último Samurai” hacían pensar que el público volvía a disfrutar con la Historia cinematográfica, “Alejandro Magno” se convirtió en un proyecto espectacular a la vez que personal, tan criticado como alabado, aunque tanto para unos como para otros, es un film definitivamente interesante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *